jueves, 26 de enero de 2017

Pepe Luis Vázquez, Morante y Manzanares el 11 de Marzo en Illescas



Pepe Luis Vázquez reaparece. Por un día, pero vuelve. Como si por un día fuese poco. Los mismos miedos, el mismo trago. Lo hará junto a Morante de la Puebla y José María Manzanares, y quien ha conseguido hilvanar el cartel de ensueño es Maximino Pérez. Como escenario, Illescas. El nombre de la Feria del Milagro se hace realidad. La fecha del sábado 11 de marzo ya no es nada en el calendario. Los toros de José Vázquez habrán de poner las embestidas. Mucho Vázquez; hablar de los Vázquez es mucho.
El niño de Pepe Luis camina hacia los 60 tacos pero, en todos aquellos que sentimos devoción por su casa, su escuela y el inolvidado maestro de San Bernardo, sigue siendo el niño de Pepe Luis. Como en los lejanos tiempos de ilusiones y esperanza en la última bocanada de la década de los 70 del siglo pasado. José Luis representaba lo perdido: el toreo como no se veía. La excelencia de la naturalidad, la escuela sevillana desprovista de todo barroquismo, la fragilidad del hielo en su tierra. Cuarenta años después de aquellas corridas mixtas con Curro (y Moura), Pepe Luis sigue representando lo mismo: lo que ya no ve. El arte desnudo
Dicen que la idea del regreso se ha fraguado en La Puebla: Pepe Luis Vázquez acompaña desde hace un año a Morante y le cuenta la esencia de las cosas en el toro, la que se refleja en las palmas de las manos: José siempre toreó con ellas. Maximino Pérez ha cuajado la locuraen tiempos de asintomática cordura: cuando no te duele nada es que estás muerto. Hace unos años peregrinamos a Utrera. Toca de nuevo viajar. Como un back to the future. El niño de Pepe Luis, a sus 60, suena a una nueva juventud. Aunque sea por un día, sólo por hoy, como si fuera poco, habrá merecido la pena.
Info: elmundo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario